Ya estamos en mayo, “el mes de las flores”, cuando la primavera alcanza su máximo esplendor y belleza.
Por eso, los cristianos dedicamos este mes a María, porque ella es el reflejo de la belleza de Dios y madre de la vida.
Hoy, los niños y niñas de E. Infantil le llevamos a María nuestras flores y le rezamos de una manera muy especial para pedirle que nos ayude, y darle las gracias por ser nuestra Madre.
Gracias María, por aceptar esta misión tan importante: “Ser la Madre de Jesús”.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.