Estos días estamos celebrando a los mártires de Córdoba (los cristianos de la capital o de la provincia que por su fe dieron su vida); algunos vivieron hace siglos en la época romana, y otros, los últimos, hace menos de cien años.
También celebramos a San José de Calasanz, que fundó las primeras escuelas gratuitas, dando así la posibilidad de estudiar a niños/as cuyas familias no tenían recursos económicos para ello.
Por eso, culminamos esta semana con la eucaristía para todo el alumnado de nuestro colegio. Lo hemos hecho de manera online, con una pequeña participación presencial en nuestra capilla, con nuestro capellán, D Fernando Lavirgen. ¡Ha sido preciosa!

Precisamente la imposibilidad de juntarnos todos/as para esta celebración nos recuerda a todas las personas que están sufriendo la enfermedad causada por el coronavirus. A todas ellas las presentamos al Padre en esta Eucaristía. Pero no sólo a ellas, sino a todos aquellos que especialmente necesitan una luz en su vida por la causa que sea.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.