A la espera de recibir la dotación de la segunda partida de Medidores CO2 para los espacios restantes, el Centro queda preparado para amortiguar los efectos de la oleada de frío imperante en estas fechas.

Esta semana han quedado instaladas barreras físicas en todas las ventanas de las aulas para evitar las corrientes de aire sobre el cuerpo de nuestro alumnado. Aunque no se trata de una medida muy sofisticada, el efecto de dichas barreras ha sido inmediato, como muestra el agradecimiento de nuestro alumnado y profesorado.

¡Seguimos adelante!

El pase de diapositivas requiere JavaScript.